Es un expendedor manual de aerosol con una gran capacidad de extinción, inocuo y ecológicamente compatible, que no deja residuos.Sus dimensiones son extremadamente reducidas: tiene un cuerpo cilíndrico de 25 cm de longitud, con un diámetro de 3 cm y un peso de sólo 250 gramos.
Durante su funcionamiento, con su potente carga, Mangiafuoco produce un chorro de aerosol de potasio que dura sus buenos 50 segundos!. No es como todos los extintores normales que tienen chorros de al menos 6 segundos para los de pequeñas dimensiones, hasta un máximo de 20/30 segundos para los de 10 kg de polvo. Con Mangiafuoco se dispone de 50 largos segundos para eliminar un peligro, 50 segundos para domar el estallido de las llamas, 50 segundos para prevenir lo irreparable.
Puede solicitar información en depcomer@safconsulting.es